La Junta de Andalucía,  ha aprobado el proyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada, que establecerá las bases de las políticas contra la obesidad en Andalucía. Este problema de salud pública afecta actualmente al 16,6% de la población adulta y al 23% de la infantil. Dado que el consumo de productos hipercalóricos está muy extendido entre la sociedad, haciendo hincapié en la regulación, la legislación no puede detenerse solo en los hábitos de consumo sino se debe de extender a la elaboración de productos manufacturados que van dirigidos a una población en concreto, norma que se echa en falta en esta ley y que se recoge en legislaciones de distintos países del entorno.

No se puede esconder, que es la primera vez que una comunidad autónoma regula con el máximo rango normativo la lucha contra la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria en general, con especial atención a la infancia como colectivo prioritario, además de las mujeres embarazadas, las personas mayores y los grupos de población socialmente más desfavorecidos.